Una parte importante del contenido en el diseño de páginas web son las imágenes. Éstas tienen que ser coherentes con el resto del contenido de tu sitio web, transmitiendo y expresando las ideas que tú como emprendedor quieres hacer llegar a tus clientes potenciales.

También deben estar optimizadas. Esto quiere decir que no pesen demasiado y que tengan un formato moderno. Si llenas tu web de imágenes sin optimizar, tu página tardará mucho en cargar y tus visitantes saldrán antes de siquiera ver tu contenido. Aunque esto es un factor importante, no es lo que vamos a ver en esta entrada.

Lo que vas a aprender en este post es, cómo elegir las mejores imágenes para tu sitio web.

· Elige bien los colores

En algunos casos la imagen tendrá un texto por encima. Es importante elegir los colores adecuados para que el texto sea legible. Si por ejemplo una imagen con colores claros tiene un texto blanco encima, será difícil para el lector entender lo que pone. Para arreglarlo tienes tres opciones:

El color también es importante para mantener la coherencia de tu página web. Si tu web está llena de colores claros, una imagen demasiado oscura puede contrastar demasiado con el resto del diseño.

· Cuidado con el exceso de profesionalidad

Está claro que todos queremos fotos que transmitan profesionalidad y es correcto hacerlo. Sin embargo, si elegimos imágenes demasiado profesionales, dependiendo del negocio, puede parecer antinatural.

La clave es encontrar el equilibrio, escoger imágenes que no sean amateur pero tampoco demasiado artificiales.

En el caso en que tengas tu propio establecimiento, es crucial que las fotos de éste estén bien hechas y editadas. Si además de tener fotos de tu local también vas subir imágenes de stock, tendrán que tener el mismo nivel de profesionalidad (o similar) para que no contrasten demasiado entre ellas.

· Cambia el tamaño cuando sea necesario

El tamaño de las tus imágenes también es de vital importancia. En primer lugar, deben tener la escala idónea para que sean visualmente atractivas. Si tienes tres fotos una al lado de otra y cada una tiene una escala distinta (por ejemplo 2 en vertical y una en horizontal), no va a ser nada visual.

Por otro lado, hablando ya de la optimización de tu página, el exceso de tamaño puede aumentar el tiempo de carga y la tasa de rebote. En los casos en el que las fotos ocupen solo una pequeña parte de la pantalla, asegúrate de que su resolución no es más grande de lo necesario, ya que ocuparán más espacio cuando con una resolución menor se pueden ver con la misma calidad. Puedes reducir su escala en programas como Gimp o Photoshop, además de en el propio WordPress.

· Dedica el tiempo necesario

A veces encontrar la foto ideal es muy complicado. Personalmente he tenido casos de tardar más de una hora en elegir una sola foto. Puede parecer mucho, pero a la hora de elegir el contenido multimedia, hay que ser muy exigentes.

Ten en cuenta que es el contenido que van a ver los visitantes, tiene que ser lo más coherente y visual posible. Además, es una parte de tu web que va a estar ahí mucho tiempo, merece la pena estar un buen rato pensando e investigando para encontrar las mejores fotos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *